Hace unos días, Marcos Vázquez me hizo una entrevista en su podcast Fitness revolucionario (enlace).

Hablamos de:

  • Diferencias entre alimentos enriquecidos y fortificados, y posibles riesgos de estos nutrientes añadidos
  • Vitaminas sintéticas vs. Vitaminas naturales. ¿En qué casos importa?
  • ¿Quién debería tomar suplementos? Resumen de los principales estudios
  • ¿Debe tomar suplementos la población en general?
  • ¿De dónde vienen los suplementos?
  • Suplementos de calcio, magnesio, vitamina D, etc.
  • Nutricionismo y sinergia alimentaria
  • Composición y peligros de las bebidas energéticas
  • Y mucho más

Fitnessrevolucioanrio

Un lector del blog escribió en la sección «Comentarios»:

[La bebida energética que el toma] no me parece peor que otros refrescos sin azúcar, y de hecho algunas sustancias como la cafeína van bien para entrenar.

Esta fue mi respuesta:

Mi intención no es ser alarmista; pero los datos están ahí, y los problemas existen realmente.
Hay muchos tipos de bebidas energéticas, con composiciones bastante diferentes. En este caso concreto, puede que tengas razón y no haya motivos para preocuparse. Desde luego, la cantidad de cafeína es bastante razonable en este caso… Efectivamente, las vitaminas B son solubles en agua y no se almacenan en el cuerpo (aunque hay excepciones), por lo que cualquier cantidad extra simplemente se excreta con la orina. Aun así, cada vez hay más estudios que muestran efectos adversos de algunas de estas vitaminas —como la niacina (B3), la B6 y el ácido fólico— a altas concentraciones. En este caso, el problema son las altas ingestas mantenidas durante mucho tiempo.. La niacina que contiene un solo bote o lata de alguna de estas bebidas (o una cucharada de algunos concentrados) puede provocar problemas en la piel y hormigueo de las extremidades, o incluso una lesión hepática potencial si se toman varias. Muchas de ellas contienen 40 mg de B6 (por lata o botella); el límite diario para esta vitamina, según la EFSA, es 25 mg; es decir, con una sola bebida se supera con creces el valor de B6 considerado seguro en Europa. Una sola lata o bote puede suponer tomar de 20 a 30 veces la ingesta adecuada de vitamina B6 (el valor que se recomienda tomar al día).

Mis consejos (basados en los datos de los últimos estudios científicos):

  1. Si tomas bebidas energéticas, lee siempre la etiqueta, y no elijas ninguna con concentraciones de vitaminas muy altas (incluso de las que hasta ahora se consideran las más seguras). No más del 100% de la CDR. (Las megadosis de vitaminas NO mejoran las funciones corporales, sino todo lo contrario.)
    Huye de las mezclas patentadas, que ni siquiera dejan claro qué contienen.
  2. No las mezcles con alcohol.
  3. Intenta no tomar más de una.

Y ten en cuenta que, para obtener los beneficios de la cafeína, lo único demostrado científicamente que podría ofrecerte algún beneficio (las deficiencias de vitaminas B son rarísimas en nuestro entorno), es mejor tomar un café, ya que evitas los riesgos.

Al tomar café (en vez de bebidas energéticas) para conseguir esa cafeína que deseas, añades un posible beneficio. Según la Word Cancer Research Fund International, hay pruebas de que el café disminuye el riesgo de cáncer de hígado y de endometrio.

Café y cáncer