Curva en forma de U (ni poco ni demasiado)

Cuando se representa el riesgo de enfermedad frente a la dosis de un micronutriente, obtenemos una curva en forma de U (casi siempre asimétrica, y que varía entre individuos y en las distintas etapas de la vida). Esta forma de U indica que el riesgo aumenta en los extremos: hay riesgo por deficiencia (insuficiente cantidad) y riesgo por toxicidad (demasiada cantidad); y un intervalo de riesgo bajo, que corresponde a la parte horizontal de la U. Es decir, las dosis óptimas son las intermedias. 1

Algunos ejemplos

  • La suplementación con betacaroteno (que nuestro cuerpo puede convertir en vitamina A, en el caso de que sea necesario) puede aumentar el riesgo de cáncer de pulmón en fumadores y personas expuestas al asbesto.
  • En hombres con cáncer de próstata, el uso de suplementos de selenio demostró aumentar el riesgo de muerte por cáncer de próstata en un estudio, aunque no el riesgo general de muerte. Sin embargo, en personas con deficiencia de selenio, poco frecuente en los países desarrollados, la administración de suplementos de selenio puede reducir las muertes por cáncer.
  • Las dosis bajas de vitamina E pueden ayudar a prevenir el cáncer de próstata, pero dosis altas de vitamina E pueden prococar el efecto contrario (más cáncer). En las personas con deficiencia de vitamina E (rara en los países desarrollados), la administración de suplementos de vitamina E puede reducir el riesgo de cáncer de hígado.
  • La ingesta adecuada de ácido fólico (vitamina B9) disminuye el riesgo de desarrollar ciertos cánceres, pero la ingesta elevada de suplementos o alimentos enriquecidos puede aumentar el riesgo de cáncer de próstata.
  • Mantener niveles adecuados (pero no excesivos) de vitamina D en sangre puede ayudar a prevenir ciertos tipos de cáncer, aunque los altos niveles de vitamina D en hombres con una ingesta de calcio muy alta demostraron, en un estudio, aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

Nada es veneno, todo es veneno: la diferencia está en la dosis.

—PARACELSO, 1537

En resumen:

No asumas que todos los suplementos de vitaminas y minerales son seguros, porque no siempre lo son. (A pesar de ello, se ha calculado que menos del 5 % de las páginas web proporcionan información correcta que indique los riesgos y los efectos secundarios de los suplementos que promocionan.)

Como nos muestran algunos estudios recientes, consumir algunos suplementos puede ser peligroso.1

La incertidumbre en torno a la conveniencia de aumentar de forma artificial las vitaminas y los minerales que se consumen se extiende incluso a los casos menos discutidos hasta ahora.

Por tanto, a menos que sea por un problema concreto (y bajo supervisión médica), no es conveniente tomar megadosis de vitaminas y minerales en forma de suplementos, ya que se relaciona con un mayor riesgo para la salud.