NOTA: Este artículo forma parte de un trilogía. Aquí puedes descargar el PDF gratis.


Todas las mascarillas son útiles en alguna medida, incluso si no estamos enfermos

Lo son por la sencilla razón de que nadie puede saber con seguridad que no está infectado.

Algunas personas todavía creen que solo estamos infectados si tenemos síntomas. Sin embargo, cuando nos infectamos con SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus que causa la COVID-19, la mayoría de las personas no muestran ningún síntoma durante varios días, o incluso durante más de una semana. Y otras no muestran nunca ningún síntoma, o estos son tan leves que ni siquiera se dan cuenta de que se han contagiado.

Lo que ocurre es que estas personas presintomáticas o asintomáticas contagian a muchas otras. Es más, una gran parte de los contagios se producen así.

El uso de una mascarilla puede protegernos de otras personas y a las otras personas de nosotros. Si todos usamos una mascarilla, nos protegemos mutuamente.

Las últimas pruebas: experimento con hámsteres

En este estudio difundido el 17 de mayo de 2020, un grupo de investigadores de Hong Kong utilizó un grupo de hámsteres infectados con Covid-19 y otro grupo de hámsteres sanos. Cada grupo estaba en una jaula. Un ventilador entre las jaulas permitía la transmisión de partículas entre ellos.

Los investigadores crearon tres escenarios diferentes:

  1. Sin mascarillas barrera entre las jaulas.
  2. Mascarillas colocadas (a modo de barrera) en las jaulas con los hámsteres infectados.
  3. Mascarillas barrera en la jaula de los hámsteres sanos.

1

Esperaron 7 días. Y esto es lo que pasó:

2

El experimento de los hámsteres muestra que, si los humanos* infectados se pusieran mascarillas, protegerían a otras personas. Y que, si los humanos sanos usaran mascarilla, se protegerían parcialmente.

*Suponiendo que los resultados de los hámsteres sean extrapolables a los humanos. Los hámsteres tienen receptores enzimáticos muy similares a los humanos. Por eso se eligieron para hacer los experimentos.

¿Por qué a veces no coinciden la ciencia y los consejos que nos dan?

Porque hay más factores en juego.

Durante semanas se nos ha dicho que las mascarillas no eran necesarias para toda la población. Pero no por motivos relacionados con la ciencia, sino porque no había suficientes mascarillas.

3

Contestación de una persona en Twitter:

Esta explicación es impecable. Entiendo lo que quiere decir y me siento tratado como un adulto. Pero me hubiera servido más en febrero. Que también quería sentirme tratado como un adulto.

Podríamos habernos protegido mejor sin esperar nada de China. Solo con buena información.

Cualquier mascarilla, incluso la más sencilla, es capaz de retener las gotitas de fluido respiratorio con virus que salen de la boca y de la nariz de una persona infectada.

No necesitábamos un 100 % de protección. Las mascarillas y una mejor ventilación podrían habernos ayudado a atenuar la epidemia

Ningún divulgador científico debería asumir que algo es verdad, o que es la mejor opción, simplemente porque «lo dicen las autoridades». Hay que acudir a los datos.

Los divulgadores deberían transmitir lo que se conoce en cada momento, con qué incertidumbre, y cuál es la siguiente cuestión que se debería resolver.

Ni había mascarillas entonces, ni hay mascarillas ahora

En realidad, ahora sí las hay. Pero la mayoría no son auténticas. Actualmente (mayo 2020) tenemos el mercado inundado de mascarillas falsas, tanto quirúrgicas como respiradores tipo FFP2, N95, KN95, etc. Muchas proceden de China. Y muchas se venden en las farmacias. Lo mismo ocurre en otros países.

Dice una divulgadora científica:

No debes preocuparte en exceso. Que no cumpla con las normativas exigibles para un nivel FFP2 no quiere decir que sea como no llevar nada.

Yo no estoy de acuerdo. Creo que SÍ es inquietante, porque:

  1. no deberíamos aceptar, ni normalizar, que se venda un producto sanitario falso en una farmacia. Ni en cualquier otro sitio.
  2. no sabemos qué porcentaje de filtración tienen esas mascarillas. Podría ser muy similar al de las auténticas, o mucho menor. En Estados Unidos, el 7 de mayo la FDA prohibió la venta de mascarillas N95 defectuosas a más de 65 de 80 fabricantes en China previamente autorizados por la FDA. No pasaron los test de filtración.
  3. no sabemos qué material están usando. Y es algo que llevamos pegado a la nariz y que estamos inhalando, a veces durante mucho tiempo.

¿Por qué hemos llegado a esta situación?

  1. En buena parte, porque estamos mal informados. Y esa mala información se va diseminando por el mundo como otra pandemia paralela a la Covid-19.
  2. Y, en buena parte también, porque no hay mascarillas para todos.

Empecemos por esta última parte.

No hay mascarillas para todos

Honk Kong:

4

Foto: Gente haciendo cola para comprar mascarillas en Hong Kong. El cartel que lleva la mujer dice: “Las mascarillas están agotadas”.

Todos los días necesito contar cuántas mascarillas tengo todavía a mano. Porque necesito ir a trabajar. Todos los días necesito usar una. Ahora solo tengo suficientes para una semana. En este momento no puedo obtener más mascarillas.

El mundo depende de China para conseguir mascarillas, pero China no puede dar abasto

No hay suficientes suministros médicos que son críticos en este momento, como las mascarillas, porque China ha dejado de exportarlos (aunque las autoridades chinas lo niegan).

5

Antes de que el coronavirus surgiera en Wuham, China fabricaba la mitad de las mascarillas del mundo. Desde que comenzó la pandemia, el gobierno chino emprendió una movilización masiva, de proporciones similares a las de una guerra, para aumentar su producción. En estos escasos meses, China ha aumentado su producción desde unos 10 millones de mascarillas diarias (antes de la crisis) hasta los 116 millones diarios actuales.

Más de 2 500 empresas chinas han comenzado a fabricar mascarillas, entre ellas algunas de las poderosas empresas estatales. Un fabricante chino líder del sector de los automóviles eléctricos es ahora el mayor fabricante de mascarillas del mundo, con una capacidad de fabricar 5 millones de mascarillas al día.

Las empresas de tecnología del país (fabricantes de iPhones, industria aeronáutica…) ahora están fabricando mascarillas.

Pero no es suficiente.

6

Las limitaciones a las que se enfrentan China y el resto del mundo

Incluso con la producción actual diaria de mascarillas, dado el gran tamaño de su población, es probable que el país continúe teniendo escasez.

En muchas partes de China necesitan mascarillas para protegerse contra las infecciones en los espacios públicos. Además, China tiene varias decenas de millones de personas trabajando en las industrias de salud, transporte y muchos tipos de fabricas. Se calcula que China necesitaría unos 238 millones de mascarillas al día, más del doble de las que están produciendo ahora.

No hay materias primas ni maquinaria suficientes para fabricar todas las mascarillas que se necesitan

Además, la producción de las mascarillas del tipo N95, FFP2, KN95, etc. requiere como materia prima polipropileno no tejido, un tejido que escasea. No hay suficiente materia prima.

El otro cuello de botella al que se enfrenta el país son las máquinas para hacer las mascarillas. Algunas de esas máquinas, que cuestan millones de dólares, tardan meses en construirse. Los fabricantes de mascarillas, pequeñas y medianas empresas en su mayoría, están pendientes de que les lleguen las máquinas.

Se espera que, una vez que acabe el confinamiento y se relajen las restricciones de distanciamiento social, la demanda de mascarillas crezca en Estados Unidos, en Europa y en otras partes del mundo. Se estima que la mayoría de los países solo tiene el 1 % de las mascarillas que necesitarían al día.

Los ejemplos de Taiwan, de Corea del Sur y de otros países

Taiwan tiene solo 440 infectados de coronavirus (18 de mayo 2020). Este país no ha cerrado las escuelas, pero ha hecho otras muchas cosas. Entre ellas, fabricar hasta 10 millones de mascarillas al día.

Corea del Sur aprendió de Taiwan y llevó a cabo esa misma política. Corea del Sur produce entre 15 y 20 millones de mascarillas al día. Tanto Corea del Sur como Taiwán distribuyen mascarillas a toda la población (no solo al personal médico).

En Corea del Sur, cada persona puede comprar dos mascarillas a la semana. El Gobierno compra el 80 % de la producción nacional de mascarillas EPI (tipo FFP2), y las distribuyen a través de las farmacias. Todo el mundo tiene acceso a ellas.

Es posible fabricar en unos cuantos días mascarillas para millones de personas y distribuirlas a toda la población. Algunos países, como Taiwán, están distribuyendo mascarillas quirúrgicas, mientras que otros, como Japón y Singapur, están distribuyendo mascarillas de tela.

Mira este breve vídeo de cómo se distribuyen las mascarillas en Taiwan en las típicas máquinas expendedoras de refrescos.

¿Qué tipos de mascarillas deberían fabricarse en masa y distribuirse entre la población?

Las mascarillas quirúrgicas. Voy a dedicar este artículo y los dos siguientes a explicar por qué.

Mascarillas quirúrgicas

Las mascarillas quirúrgicas se usaban originalmente para proteger a los pacientes y conseguir que no se les infectaran las heridas y que los cirujanos (que eran quienes las llevaban puestas) no les contaminaran durante los procedimientos quirúrgicos. Posteriormente se comenzaron a utilizar para proteger a los trabajadores sanitarios contra la infección por sus pacientes.

7

Las mascarillas quirúrgicas se prueban en la dirección de la exhalación (de dentro hacia fuera). Esto es así porque una mascarilla quirúrgica no está destinada (ni, por tanto, diseñada) para proteger al usuario contra los agentes infecciosos que hay en el aire, por lo que (en teoría) no evitaría que la persona que la lleva puesta se contaminara con un virus como el coronavirus.

Su función es evitar la transmisión de virus o bacterias infecciosas por parte de la persona que las lleva.

No hay sellado, el aire se puede colar por los lados.

Mascarillas autofiltrantes o respiradores (FFP2, N95, KN95, etc.)

Las mascarillas FFP2, N95, etc., son las más eficaces a la hora de retener partículas de todos los tamaños. No hay fugas laterales, ya que se sellan a la cara. Se mide la entrada de partículas de fuera hacia dentro, porque su fin es proteger a quienes las llevan puestas. En esta tabla resumo la equivalencia entre los distintos tipos de respiradores, según el país. Los datos indican los valores mínimos de eficacia de filtración que deben cumplir.

8

La mayor parte de las pruebas existentes sobre la eficacia de filtrado de las mascarillas y respiradores proviene de experimentos realizados in vitro con partículas no biológicas. Esos experimentos pueden no ser generalizables a lo que ocurre con las gotitas de virus infecciosos respiratorios.

«La mascarilla quirúrgica NO protege a quien la lleva», se nos dice una y otra vez. Probablemente habrás visto infografías parecidas a estas:

9 10

Y en la práctica, ¿qué ocurre? ¿Es verdad que las mascarillas quirúrgicas solo protegen a los demás?

Para saberlo, hay que «excavar» bajo muchas capas de información hasta llegar a los datos de los artículos científicos originales. Vamos a empezar a rascar un poco.

¿Qué necesitamos saber?

Para lograr frenar la pandemia cuanto antes es esencial saber qué pasa con los virus tanto fuera como dentro del organismo, y cómo pasan los virus de un organismo a otro.

¿Y qué ocurre?

Los expertos en aerosoles y en dinámica de fluidos (físicos, ingenieros, matemáticos…), no tienen prácticamente ni idea de lo que es un virus, ni de qué pasa cuando el virus entra en el cuerpo humano.

Y a la inversa. Los médicos, virólogos, microbiólogos, etc., no tienen ni idea de cómo se mueven los virus en el aire, de cómo y hasta dónde se desplazan los aerosoles y las gotítas de fluidos respiratorios. Saben poca física y pocas matemáticas. Y no entienden de dinámica de fluidos.

Esto es lo que dijo recientemente un médico considerado experto que asesora a un Gobierno.

Las gotas no pueden moverse en el aire. No tienen motor. Se caerían.

Hay que enlazar unos conocimientos con otros.

El virus entra en nuestro cuerpo por la nariz

Este virus entra en nuestro cuerpo sobre todo por la nariz, al respirar. Sale de la persona infectada por la boca (y por la nariz) y llega hasta nosotros por la nariz. Inhalamos esas gotitas con virus.

Por eso, si queremos protegernos, la mascarilla tiene que taparnos la nariz.

Nos hablan tantas veces de las manos que algunas personas se despistan. Los virus no pueden penetrar por las manos. Nuestra piel es una barrera excelente. Lo que ocurre es que con las manos infectadas nos podemos tocar las mucosas de la nariz y de los ojos.* Y lo hacemos sin darnos cuenta, aunque sepamos que es peligroso.

*Aunque se estima que el contagio a través de los ojos es unas cien veces menor.

Primer mito: el virus se propaga desnudo

Cuando los ingerieros expertos en aerosoles, y muchos otros expertos en sus respectivas áreas, hablan de filtros y de mascarillas, se fijan en el tamaño de los virus. Este coronavirus mide unos 100 nanómetros (0,1 micras).

Pero los virus no salen de un cuerpo infectado desnudos, si ne propagan desnudos, sino en forma de aerosoles, de microgotitas y de gotitas de una amplia gama tamaños. Desde alrededor de 0,2 micras (µm) hasta más de 100 micras.

Las personas infectadas contagian el virus a través de gotitas de fluido respiratorio.

11

Incluso si el agua que hay en esas gotitas se evaporara por completo, todavía quedaría mucha sal, proteínas y otros componentes biológicos que quedan como material sólido o similar a un gel, dependiendo de la humedad y de la temperatura del ambiente.

Cuando hablamos de mascarillas, esto hay que tenerlo en cuenta. No tenemos que bloquear partículas tan pequeñas, porque los virus siempre van unidos a algo.

Esto es importante, y volveremos sobre ello.

Pero volvamos a las mascarillas

Los números proporcionados en infografías como esta, que aparecen en las redes sociales y que enseguida se hacen virales, son sospechosamente específicos.

Los investigadores aún están aprendiendo sobre cómo se propaga esta enfermedad y la mejor forma de prevenirla, ¿cómo van a saber cuál es la probabilidad de contagio con cada tipo de mascarilla con esa precisión?

Aunque ya se han realizado algunos estudios sobre la eficacia de las mascarillas durante la pandemia de COVID-19, ni mucho menos se tienen datos tan precisos.

12

13

Ni siquiera especifican qué tipo de mascarilla utilizan.

Por el momento, no hay suficientes datos para cuantificar la reducción del riesgo de contagio por SARS-CoV-2 por el uso de mascarillas.

Tirando del hilo, se puede llegar a la infografía original, procede de Turquía.

14

Demasiada opinión y especulación y muy pocos datos

La mayoría de los datos no se han obtenido con este nuevo coronavirus, SARS-CoV-2, sino con otros virus, sobre todo con los virus influenza, los virus de la gripe.

¿Y qué dicen esos datos?

Lo veremos en los dos siguientes artículos.


NOTA: Este artículo forma parte de un trilogía. Aquí puedes descargar el PDF gratis.