El cáncer es mucho más común de lo que la gente cree; de hecho, todos tenemos cánceres incipientes, en el sentido de que todos tenemos mutaciones en nuestras células que hacen que estas no se comporten de forma adecuada y se dividan incontroladamente. A lo largo de la vida de una persona aparecerán y desaparecerán muchas células malignas sin que nos demos cuenta; e incluso se formarán «microcánceres», tal vez de unas decenas de células solamente, que el sistema inmune y los otros sistemas de vigilancia mantienen a raya.

¿Y por qué ocurre eso? Al igual que todo organismo vivo, nuestro cuerpo genera células defectuosas constantemente (así nacen los tumores). Las células al multiplicarse tienen que copiar el ADN, y al hacerlo se cometen errores. No muchos, pero sí algunos. Muchos de estos errores son intrascendentes, pero unos pocos dan lugar a células que crecen rápidamente e invaden otros tejidos.

Pero estamos equipados con toda una serie de mecanismos para detener y bloquear este tipo de células. Las células vecinas son capaces, en la mayoría de los casos, de reconocer a esas células invasoras y destruirlas. Nunca sabremos cuántas veces nuestras defensas nos habrán salvado la vida, pero podemos estar seguros de que ha pasado en muchas ocasiones. El proceso por el que ocurre este proceso aún no se conoce bien, pero se sabe que el sistema tiene fallos y que algunas células escapan y se dividen de forma incontrolada. A medida que vamos envejeciendo vamos acumulando errores.

El primer paso de cualquier cáncer es una mutación (un daño) en el ADN una sola célula. Algunos fallos son causados por errores de copia que ocurren al azar. Pero hay agentes físicos y químicos que aumentan la probabilidad de cometer errores; son los llamados agentes cancerígenos (o carcinógenos). El tabaco, por ejemplo, es un potente cancerígeno, que multiplica por cincuenta el número de errores (de mutaciones), ya que que irrita a las células y hace que el ADN no se copie bien. Hay más de doscientas sustancias con la etiqueta oficial de «cancerígeno».

Otros factores no se pueden prevenir: los factores genéticos que predisponen al cáncer. Se calcula que del 5 al 10% de los tumores cancerosos están causados por pequeños fallos escritos ya en nuestros genes en el momento de nacer.

Te recomiendo que veas este video titulado: «Todos tenemos cáncer».

Todos tenemos cáncer -Sergio Pérez Acebrón